1939

Miguel Georgalos llegó de Grecia y decidió industrializar el Halva (jalvá), un postre oriental que se comía en su tierra natal.