Centro Cultural España Córdoba

Centro Cultural
España Córdoba

El Centro Cultural España Córdoba abrió sus puertas el 7 de abril de 1998, fruto de un acuerdo internacional entre la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Municipalidad de Córdoba, con el propósito de promover la creación y los artistas locales, tender puentes que fomenten la creación conjunta entre éstos y las nuevas expresiones iberoamericanas, y promocionar la cultura viva española.

Desde su apertura se posicionó rápidamente en Córdoba como el establecimiento de mayor prestigio en cuanto a los ejes conceptuales, calidad de producción y afluencia de público en el marco de las estéticas locales e iberoamericanas. La nutrida programación del CCEC y su sistema comunicacional se han convertido en referente de las agendas culturales de otras instituciones públicas y privadas del circuito local.

En el año 2002, los nuevos representantes (Intendente de la ciudad y Embajador de España en Argentina) reformulan la Carta de Intenciones y, entre otras cosas, se crea la Fundación Centro Cultural España Córdoba, que tiene por objetivo principal la intensificación de la Cooperación Cultural entre la ciudad de Córdoba y su zona de irradiación, España y, en general, la cultura iberoamericana.

La Casa donde funciona constituye uno de los exponentes más destacados de la arquitectura doméstica del siglo XIX en Córdoba. Se inscribe dentro del movimiento arquitectónico registrado en nuestro país entre 1860 y fines del siglo XIX. En 1980, por decreto 2167 la Municipalidad de Córdoba, se creó el Museo Histórico de la Ciudad y se destinó el inmueble para su funcionamiento a partir de 1983. En 1991 la Comuna rindió homenaje a uno de sus grandes artistas plásticos, rebautizando la casa como Centro Municipal de Exposiciones José Malanca y, hasta la fundación de la Institución, funcionó en el Museo Municipal de Exposiciones José Malanca, cedido luego para la conformación de este espacio.

A lo largo de sus primeros 10 años el CCEC se ha convertido en uno de los referentes de gestión cultural de la ciudad, y se destaca en particular su forma de comunicar. El desparpajo del España Córdoba de aparecer con un logo que junta a una vaca y un toro (para aludir a su doble nacionalidad), marcó desde el comienzo, una singular manera de comunicarse y de presentarse al público. El CCEC se convirtió en referente cordobés de diseño gráfico y de comunicación a través de sus producciones.