Moldes para fundición Prodismo

Moldes para fundición
Prodismo

En 1971, con veintidós años, Alejandro Pedrosa junto a otros cinco socios funda PRODISMO S.R.L.. Juntaron los aguinaldos de todos, compraron un torno y una fresadora, y comenzaron a fabricar modelos.

El primer cliente fue LOFRAH, la empresa donde trabajaban, quien apoyó la iniciativa y les dio una gran ayuda durante los primeros tiempos.
Cinco años después, ya tenían edificio propio, máquinas importantes y un plantel de unas 50 personas. Dos de los socios fundadores se habían retirado a poco de comenzar. En junio del ‘79, se fueron los últimos tres. Quedó solo Alejandro Pedrosa, con un plantel de unos veinte empleados, las máquinas y la razón social.
"Fueron tiempos difíciles, de gran soledad. Toda la responsabilidad reposaba sobre mis espaldas. Pero no me desanimaba. Tenía claro mi objetivo: quería hacer industria." - A. Pedrosa.

En esa época, iniciaron con la fabricación de herramentales para la industria aeronáutica, participando en distintos proyectos de la Fábrica Argentina de Aviones, como el Pampa, el Pucará y CBA 123 (ARG - BR). Proveían dispositivos de ensamble, matrices, moldes y otros bienes de capital de uso específico para distintas partes de los aviones. Aquellas tareas les permitieron superar los difíciles tiempos de Martínez de Hoz, cuando la industria metalúrgica sufría serias dificultades por la apertura comercial.
El regreso de la democracia, en 1983, significó la cancelación de los proyectos aeronáuticos para los que trabajaban. Así que salieron a la búsqueda de nuevos clientes: los encontraron en las empresas automotrices de toda la región.

Con la visión orientada a la exportación, se concretó la primera exportación a Venezuela, en el ‘83, y a Brasil, en el ‘85. Después se sumó México. En aquella época, el 70 por ciento de la producción se vendía en el exterior.
En 1994, son elegidos representantes en la Argentina de FANUC ROBOTICS, lo que posteriormente dio origen a una sociedad con la empresa norteamericana PICO, la más grande del mundo en fabricación de líneas de ensamble para carrocería. La intención era desarrollar proyectos conjuntos en el Mercosur, aunque también se realizaron exportaciones a Europa. La sociedad posteriormente se disolvió, pero fue muy importante por permitirles acceder a tecnología de primer nivel mundial.