Motocicleta Puma

Motocicleta
Puma

Realizada íntegramente por obreros argentinos y con planes muy accesibles de obtención, logró rápidamente popularidad entre clases obreras. Su simple diseño e ingeniería mecánica hicieron de esta motocicleta un símbolo de esplendor de aquellos días.

El fin era darle un medio de transporte a personas que debían recorrer varios kilómetros y poseían escasos recursos. La producción total fue: primera serie 98 cc (1952/1956): 10.056 unidades; segunda serie 98 cc (1956/1963): 56.928 unidades; cuarta serie 98 cc (1959/1966): 11.332 unidades; cuarta serie 125 cc (1962/1966): 25.423 unidades y quinta serie 200 cc (1963/1966): 1.936 unidades, totalizando 105.675 unidades.

Dentro del plan de desarrollo de la industria automotriz, el 15 de junio de 1952 se comenzó el estudio de una motocicleta de baja cilindrada y bajo precio, tomando como modelo una moto GUERICKE con motor SACHS de 98 cc de origen alemán. Se fabricaron veinte prototipos para determinar las tolerancias de diseño y se entregaron a operarios que habían intervenido en su construcción para el testeo. El Ing. Fernando Ariel Martín dirigió esta primera parte del desarrollo.
La diferencia con los $9500 que costaba una moto similar importada, explicaba el fuerte crecimiento de la demanda, que no sería cubierta solamente por IAME sino que permitiría la aparición de numerosas fábricas privadas que en general comenzaron como proveedoras de motopartes. Se inició la producción con 400 motos mensuales que se vendían a $6500. La producción superó las 10000 unidades contando las series de IAME y DINFIA.

Puma, “pumita” o “pumarola” se convirtió en un emblema cordobés y en un signo de la industrialización del plan quinquenal del país. En 2005 fue declarada Patrimonio Cultural Cordobés.