Pasta de maní Mantecol

Pasta de maní
Mantecol

Miguel Georgalos llegó de Grecia y decidió industrializar el Halva (jalvá), un postre oriental que se comía en su tierra natal. Para reemplazar el sésamo que necesita el postre y que no había en el país, a Miguel se le ocurrió usar pasta de maní y así también darle un sabor más criollo.

Fue la primera empresa argentina que exportó maní y creó una de las marcas más importantes del país: Mantecol. Comenzó a producir en Floresta (Buenos Aires), pero el fundador rápidamente se dió cuenta que debía radicarse cerca de la zona de producción de su insumo principal y estableció una segunda planta en Río Segundo, Córdoba. Donde, además, con el paso de los años construyó una segunda unidad para verticalizar el negocio, creando una planta exportadora de maní.