Refuncionalización barrio Güemes

Refuncionalización
barrio Güemes

En este antiguo sector de la ciudad junto a La Cañada –conocido como Pueblo Nuevo– se erigió, a principios de siglo, un barrio de viviendas económicas, destinado a gente de bajos recursos. Eran “casas obreras” para alojar a habitantes de vecinas rancherías. Con el tiempo, el lugar se convirtió en pequeños conventillos repartidos en 36 viviendas.

A fines de la década del ’70, y debido al estado de las construcciones, se ordenó su demolición. No obstante, en el marco de nuevas estrategias de intervención en la ciudad, a principios de los ’80, se decidió salvar las casas que no habían sido demolidas y recuperar el sector para darle una nueva utilidad comunitaria.

Posteriormente, en el año 1997 se revalorizaron las fachadas de construcciones históricas de calle Belgrano.

Así, la manzana ubicada entre calles Belgrano, la Cañada y pasaje Revol se recuperó como centro de actividades culturales, con una puesta en valor de los edificios, y una serie de nuevas intervenciones arquitectónicas, como la ejecución de una falsa fachada que permite mantener la imagen de la manzana. Además, se generó un conjunto de plazas secas manteniendo la vegetación existente, peatonales radiales, un patio interior a modo de galería, una sala para conferencias y conciertos, un bar, sede de asociaciones artísticas musicales, una fuente y otras obras ornamentales.

El sitio ha adquirido gran popularidad y ha influido positivamente en el carácter del sector, con la aparición de negocios de antigüedades y afines. Uno de sus atractivos principales es la tradicional Feria de Artesanos que puede visitarse cada fin de semana. El antiguo barrio Güemes conserva así un espacio referente del sector, que en las siguientes décadas se convirtió en un hito urbano para toda la ciudad, siendo hoy el centro donde se concentran las ya tradicionales ferias artesanales y otras actividades culturales.