1938

Agustín Passerini y sus dos hijos, Agustín Hermes y Humberto Esteban, comienzan con un modesto molino de maíz donde producían harina, sémola de trigo candeal y maíz pelado blanco.